Gobernanza de las IFI

Antecedentes

Las publicaciones del FMI

7 julio 2014 | Dentro de las instituciones | Translated by: Maria Eugenia Arzayús

Cada año el FMI produce numerosas publicaciones. En 2013 publicó 805 publicaciones en su sitio web. Estas incluyen temas sobre estudios económicos y análisis de políticas, pronósticos, monitoreos nacionales, política interna y documentos estratégicos. Por lo tanto, frecuentemente hay confusión sobre la medida en que los documentos de investigación, de política o de vigilancia son representativos de la opinión institucional del FMI.

El FMI asigna diferentes categorías a los documentos que publica. Cada categoría refleja diferentes procesos de publicación, además del grado de participación de varios funcionarios del FMI en el desarrollo del documento. La publicación puede ser aprobada por miembros del personal, por los gerentes o por la Junta Directiva del FMI, con diversas implicaciones sobre si el documento va a representar a la institución. Debido a eso cada publicación incluye un descargo de responsabilidad para indicar cuándo no debe ser considerada como representativa de las opiniones del FMI.

Los múltiples tipos de publicaciones reflejan los diferentes roles del FMI. Los documentos de política son enviados a la Junta Directiva para su consideración con el objeto de informar las políticas del FMI. Los documentos de vigilancia también pueden representar la opinión institucional del FMI. Su propósito es cumplir con la obligación que tiene el FMI de supervisar los riesgos para los países y para la economía internacional. Por otro lado, los documentos de investigación son para una audiencia más amplia y no representan la opinión de la institución.

La vigilancia es uno de los tres pilares fundamentales de las actividades del FMI. En virtud del Artículo IV, “el FMI está encargado de (i) supervisar el sistema monetario internacional para asegurar su buen funcionamiento y, (ii) hacer el seguimiento del cumplimiento de las obligaciones políticas de cada uno de sus 188 miembros”. La vigilancia es un medio a través del cual el FMI procura resaltar los riesgos potenciales para la estabilidad económica y pronosticar la actividad económica futura, incluyendo el crecimiento. Los informes del Artículo IV y los informes de seguimiento anual obligatorios son escritos por funcionarios del FMI sobre cada país miembro, junto con los análisis de la sostenibilidad del sector financiero. Estos son los únicos documentos de vigilancia destinados a representar las opiniones de la Junta Directiva, y por lo tanto, requieren de la aprobación previa de la Junta. Otras publicaciones, como los resultados de vigilancia incluyendo las Perspectivas de la Economía Mundial y los informes de Efectos Secundarios (Spillover en inglés) sólo representan los puntos de vista de los funcionarios. Estas publicaciones incluyen notas con descargo de responsabilidad indicando que no reflejan las opiniones de los directores ejecutivos o de sus respectivos países y por lo tanto no representan las políticas oficiales del FMI.

Los documentos de política destinados a ser discutidos por la Junta Directiva para la elaboración de políticas pueden ser discutidos en una sesión informal por la Junta Directiva del FMI y estos documentos muestran su carácter claramente. Cuando la Junta ha tomado una decisión sobre el asunto o asuntos de un documento de política, la Junta publica la nota de prensa correspondiente y por lo general, un resumen de las opiniones de los miembros de la Junta. Recientemente la Junta Directiva tuvo una discusión informal sobre un documento de política relacionado con la política fiscal y la desigualdad de los ingresos (ver Observador de Primavera 2014). Esto creó confusión sobre cuál era la posición del FMI sobre esta cuestión, a pesar de que se había incluido un descargue de responsabilidad diciendo que el asunto había sido examinado por la Junta sólo en una “reunión informal y que no se habían tomado decisiones en esa reunión”. Añadiendo: “las consideraciones en materia de política en este documento deben ser atribuidas sólo a los funcionarios del FMI y no al FMI o a la Junta Directiva”. Como tal, las conclusiones de algunos documentos que parecen tener consecuencias de gran alcance para la creación de la política del FMI pueden, de hecho, no tener ningún significado.

Existe una jerarquía de esfuerzo y de participación de los funcionarios en los diferentes tipos de documentos. Los documentos de investigación no están destinados a ser debatidos por la Junta Directiva. Los documentos de trabajo, aunque son sometidos a examen y aprobación interna por el personal superior antes de la publicación, siempre, sólo son indicativos de las opiniones del autor. Algunos otros documentos incluyendo aquellos producidos por los departamentos, así como los documentos de trabajo para discusión entre los funcionarios, (SDNs – Staff Discussion Notes) reciben muchas más contribuciones de estos, sin embargo, estos documentos tampoco son representativos de la posición oficial de la institución. Hay un acuerdo tácito o una contribución mayor de parte de la gerencia para los documentos de trabajo que para los documentos ocasionales o los departamentales.